No es la discapacidad lo que hace difícil la vida, sino los pensamientos y acciones de los demás.




lunes, 11 de mayo de 2009

"Hogar Segunda Oportunidad"


Como todos los días salimos a pasear por el campo, desde que había cambiado el bullicio de la gran ciudad por el campo había adquirido lo que tanto había buscado, tranquilidad, vivir en armonía disfrutando de este hermoso lugar alejada de tanto ruido.
Paseaba tranquilamente con mi perro cuando oí algo que no era lo habitual, agudice mas el oído para orientarme por donde venia, cuando localice fui despacio buscando aquel sonido, parecía un gemido de algún animal , fue mi perro quien me indico donde estaba porque se paro en seco, moviendo la cola , me acerque, me quedo consternada ante aquella bola de pelo tan delgado, era un perro, estaba muy mal, pero al verme movía su ramito sus ojos me pedían ayuda, me dio tanta pena, enseguida lo que hice fue darle agua que siempre llevo tanto para mi consumo como para darle a Jak, deseaba beber pero no podía, comprendí que debía llevarlo a casa buscar la forma de darle agua para después llevarlo rápidamente al veterinario mire la hora en este pueblo no hay de urgencia así que tenia que solucionarlo porque faltaba unas horas para que abriera la consulta, me saque mi chaqueta para abrigarla, con mucho cuidado lo incorpore despacio para no hacerle daño, se quejo, era puro huesos, cuanto tiempo habría esta vagando por aquellos lugares o seria un perro de los que abandonan, abriendo la puerta de un coche, poco importaba, ahora estaba a salvo, no me intento morderme, le fui hablando hasta llegar a mi casa, lo puse en el sofá mientras buscaba lo necesario para darle agua y algo de alimento, pensé mejor darle de lata que es comida húmeda mezclada con agua, ya lo tenia todo preparado, primero un poco de agua directa hacia dentro, volví a darle mas pero esta vez deje que fuera a su boca para quitarla la sequedad, se lamió buena señal, fue cuando le di la comida directa poca para ver su reacción como note que no pasaba nada, volví a introducirle mas pero esta vez se la deje en la boca para que la saborearla note que su lengua buscaba mas, tenia ganas de vivir, eso me hizo feliz, después mire con detenimiento, pude comprobar que tenia una gran llaga en una pata supongo que seria de un golpe o de estar apoyando del mismo lado, era una perrita, se la limpie con mucho cuidado de no hacerle daño, debía doler le mucho, se veía muy fea, fui a llamar al veterinario no le haría gracia que le llamara a su casa pero necesitaba que me informara si podía darle algún tipo de analgésico mientras habría la consulta. Muy cortes me explico si tiene este producto mira por donde lo tenia me dijo que lo machara y se lo diera con un poco de agua, así lo hice y de la misma forma que le había dado el agua con la mezcla de comida hice esto, lo tape se durmió placidamente. Cuando llegue a la consulta, se llevo las manos a la cabeza, estaba mal, pero se notaba sus ganas de vivir era muy joven no mas de un año, le puso suero, empezó a mirarla para descartar cualquier problema de rotura, solo era aquella gran herida muy infectada pero esperaba que los antibióticos hicieran su trabajo aunque no había que olvidar que estaba muy débil y a lo mejor no podría superar esta infección, le dije que hiciera todo lo necesario por ella, que se merecía una segunda oportunidad, allí la deje sabia que estaba en buenas manos, pasaría todos los días para ver como evolucionaba.
No dormí aquella noche pensando en la pobre perrita, como estaría mi idea era ir a primera hora a ver como estaba y así lo hice, allí estaba tumbadita, mientras me decía que la fiebre había bajado era un buen síntoma que estaría varios días mas con el suero puesto ya que estaba muy deshidratada, la herida evolucionada para bien, seguirá con los antibióticos y a esperar. Me acerque para acariciarla sus ojos ya tenían otro brillo movió su rabito como cuando la encontré, en mi interior supe que saldría adelante, me despide pero diciendo vuelvo a la tarde, así fue esos largos dias, visitas por la mañana y tarde no quería dejar de ver como evolucionada, ¡por fin! un dia día el veterinario con una sonrisa me dijo, le he quitado el suero, hoy comió sola incluso bebió agua, te la puedes llevar pero con la condición de curarle la herida, vigilar que coma, darle los antibióticos y vitaminas que tanto necesitan, si hay algún problema ya sabes donde estoy.
Envuelta en una mantita me la lleve a nuestro hogar, porque desde ese momento ella también formaría parte, la puse en el sofá donde paso tanto tiempo del día al lado de Jak, el recibimiento fue magnifico como comprendió que debía dejarla tranquila la olfateó sentándose al lado…Jak necesita un nombre, que nombre le iría bien, no lo pensé dos veces, Laly…te llamaras Laly, le gustaba porque movió el rabo…
Fui constante en el cuidado de Laly se notaba su ganas cada vez mas de comer, le gustaba tener a Jak a su lado, cuando no lo tenia ladraba, el venia corriendo como sabiendo que le hacia falta a su nueva amiga, al principio se lo hacia todo encima, normal pero con mucho cuidado la limpiaba, cuando note algo de mejoría la sacaba al jardín con su mantita para que se animara hacer sus cositas con la ayuda de Jak, fue espectacular verla levantarse como muy despacio tambaleándose salía de su mantita haciendo su primer pipi, después la felicite dándole un premio (golosinas de perro) cada día hacia mejores progresos, la herida iba muy bien cerrándose la infección iba bajando comía mucho mejor, poco a poco los pasos fueron mas largos, se veía alegre feliz.
Laly recobro su salud, aumento de peso, esta fuerte, vive feliz junto a mi y a su fiel amigo Jak, donde va uno va el otro, es incansable juguetona pero a la vez es la lider de nuestra manada.
Ahora nuestros paseos tienen otro color, otra alegria, son insaciables en sus juegos no paran , verlos así me llena de una inmensa alegría de haber contribuido a ello.
Nuestra familia va creciendo porque por desgracia hay muchas personas malvadas que abandonan a los animales, muchas no tienen el privilegio de tener una segunda oportunidad pero otros si, porque hay personas que acogen estos animales tan necesitados….….a este ritmo tendremos que ponerle un nombre a nuestra casa, que os parece si le llamamos….”hogar segunda oportunidad” Jak y Laly ladraron dando su aprobación asi que por mayoría este seria el nombre de nuestro hogar.

Autora
Mari

39 comentarios:

  1. tienes toda la razon yo no sé como se puede abandonar un animal si no lo quieres al menos dalo a una familia q lo quiera y asegurate de q estará bien....


    besitosssss

    ResponderEliminar
  2. Mari un beso para vos, Laly y Jak!!
    Si dejaran de maltratar a los pobres animales, ellos solo piden cariño
    Noe

    ResponderEliminar
  3. Mari, qué linda entrada. No sé como pueden haber "personas" que abandonan a los animales así. No hay derecho. Pero gracias a Dios hay personas como tú que los recogen y los cuidan.

    ¡No al maltrato animal!

    Un cálido abrazo de Noah.

    ResponderEliminar
  4. Un relato emocionante, super tierno, me conmovió.

    Gracias por el comentario, y por tus hermosas palabras.

    Besotes hermosa y buena semana!!

    ResponderEliminar
  5. Me emocionó leerlo, es un relato muy tierno y es cierto, lo de abandonarlos.
    Hace un tiempo en la costa Argentina se hizo una campaña porque cada verano, hay personas que toman un cachorro "para las vacaciones" y los dejan abandonados luego.
    Beso, linda semana.

    ResponderEliminar
  6. Que triste es ver a un animalito abandonado amiga!!!
    Sobre todo, porque ellos no pueden solos, nos necesitan, aunque parece que a muchas personas eso no les interese!!!
    Me alegro que Laly este bien.. sabes???
    Esos perritos que son ayudados como lo hiciste vos.. despues son esos eternos agradecidos!!!
    Son cariños... como si te dijeran estoy en deuda contigo.. gracias por salvarme!!!
    A veces nos hablan con la mirada.. tu lo has dicho.. la mirada fue cambiando... y eso es genial!!!
    Besos cielo, bien por todo ese amr que les brindas!!
    Pasa un buen dia!!!

    ResponderEliminar
  7. Es un post precioso!
    A mí me encantan los perros y me gustaría recogerlos a todos... Sólo con su mirada inocente y sus ganas de afecto dan ganas de comérselos...

    Ain...

    ResponderEliminar
  8. Tienes una cosita para ti en mi blog http://premioselisabeth.blogspot.com/

    pasa a recogerlo ;)


    besitossss

    ResponderEliminar
  9. Tienes un corazón muy dulce y lo demuestra esta forma de escribir. Un fuerte abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  10. Hola Mari,
    Sabes que tus relatos me llegan al alma como lectora. En este caso se me ha pellizcado un poco el corazón.
    Cerca de donde vivo hay una tienda donde venden cachorritos de perros, gatos...Lo que me da mucho corage es ver como compran un cachorrito y después no lo tratan como es debido. Me pone Grrrrr....
    Chiquita, ¡muy buen relato!
    Cuidate un montón.
    Feliz semana!
    Abrazotes!

    ResponderEliminar
  11. Hola Mari que bonita historia la que hoy nos cuentas, me has emocionado y estoy llorando como una boba.

    Adoro a los animales y no concibo como se les puede abandonar de esa manera.

    Yo tengo un perro se llama trasto, cuando trasto nació la madre tubo 12 cachorros. Trasto nació el último y era el más chiquitito.

    Los hermanos no le dejaban mamar, se hizo daño en las patas tratando de apartar a sus hermanos para poder mamar.

    Había que destetarle y apartarle de su madre y hermanos para que sobreviviera.

    Era urgente encontrarle una familia que le quisiera o no sobreviviría por ser el más débil.

    Tuve la gran suerte de que el destino lo pusiera en mi camino, ni siquiera fue él el que tuvo suerte de encontrarme. Yo soy la que tengo la gran suerte de tenerlo.

    Ya tiene 11 años, es un perro mimado.

    El cariño que le tenemos es inmenso, pero estoy convencida que él nos tiene verdadera adoración.

    Te felicito amiga por tu gran corazón y por tener la suerte de compartir tu vida con esos dos soles.

    Un abrazo a los tres.

    ResponderEliminar
  12. Que bella historia y triste historia la de tu perrita menos mal que la pudiste salvar,hay mucho desaprensibo suelto ,que los animales,les importan muy poco,y les da igual lo que les pueda ocurrir despues de criarlos,los abandonas a su suerte y ya esta.
    Felicidades para ti por tu gran corazon y un besito para tus dos perritos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Hola: si no se quieren a los animales no los tengas, pero si los quieres no los abandones cuando te cases, que es lo que hacen muchas personas. Muy bien el escrito y buena lección Saludos

    ResponderEliminar
  14. Qué bueno sería poner este nombre en cada hogar ….”hogar segunda oportunidad” Todos los seres merecen este tratamiento.
    Hermosa historia, gracias por compartirla.
    Besos a tu gran familia:))

    ResponderEliminar
  15. No sé porque la gente se empeña en tener perros y piensan que es sencillo... para mí son uno mas de la familia: comida, aseo, veterinarios y cariño....mucho cariño como a los demás. Y además estos siempre lo devuelven.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  16. Hola Mari, me a conmovido la historia de Laly, me llamo Chelo y me tienes para lo que gustes, soy criadora de Yorkis y cualquier animal que vemos abandonado termina en mi casa, yo no puedo quedarme con ellos, pues tengo cinco hembras y un machito, pero desde luego se les atiende y se intenta buscar al dueño y si no lo tuvieran le buscamos uno nuevo, no entiendo como algo que nadie te obliga a tener, que es voluntario, como puedes abandonarlo, son tan coriñosos y agradecidos, ellos nunca te abandonarian, algunos se pierden y encontramos a sus dueños y se ponen contentisimos los dos, tengo tambien dos gatos que encontre cuando eran bebes en la calle y los traje para casa y aqui estan, tan felices, me alegro que Laly este con vosotros, alguien se perdio la opurtunidad de hacer y ser feliz con un ser tan cariñoso como un perro.
    Un beso para cada uno de vosotros, te encontre a traves del blog de Hargos.

    ResponderEliminar
  17. Me joroba y mucho sobretodo cuando llega el verano y se ven perritos y gatitos sobretodo pululando por las calles, hambrientos y con una falta de cariño tremenda e incluso llorando por sus dueños. Me estoy poniendo de un triste... Odio a la gente sin corazón.
    besines Mari.

    ResponderEliminar
  18. siiii , todos merecemos un hogar , saludoss.

    ResponderEliminar
  19. Anda que vaya "pazá" a llorar que me he pegado ufffff, tienes un corazón de oro, veras que agradecida sera laly contigo, no cambies nunca cielo!!

    Besitosssssssssss

    ResponderEliminar
  20. Si ya sabes que dan muchisima compañia, yo ya sabes que mi marquez le gustan los exoticos, aparte de los normales claro. Un bso y @nimo.

    ResponderEliminar
  21. Me has hecho emocionar y recordar cuando yo encontré a mi perro, en tan mal estado pero no hay nada mejor que el amor que les podemos dar ya que ellos te lo regalan sin pedirte nada a cambio; me encantó tu relato!!! un beso

    ResponderEliminar
  22. Un relato hermoso, como decirte... mucha gente a esto no le presta ni el menor interés, pero porque no aman a los animales, no saben lo fiel y voluntariosos que son, ellos siempre están, yo tengo tres que son maravillosos, afro, lagu y pepo, muy lindo,tu blog Mari, gracias por tus visitas, te sigo.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Quien hace algo asi es para abandonarlo a el tambien....gracias por tus palabras en mi blog...un beso guapa...

    ResponderEliminar
  24. que gran corazon tienes.me alegro que este contigo,a caido en buenas manos.
    que pena que la gente sea cruel con ellos,sean perros gatos o tortugas como la mia...
    otro dia te cuento yo lo que hace mi tortugui...
    besos.

    ResponderEliminar
  25. eres una mujer encantadora....que luz la que transmites... es un gusto para mi seguirte a vos!! besos azules y polvo de estrellas.... hada de fuego.

    ResponderEliminar
  26. Mari,

    Muy bella historia. Todos las creaturas, todas las razas, incluida la raza humana, necesitan de una acogida total. Así sanarán todas heridas que agobian a nuestro Planeta.

    Fuerte abrazo,

    Ana Lucía

    .

    ResponderEliminar
  27. Tienes un corazon inmenso Mari muchas gracias por ser como eres, ojala hubiera mas gente como tu...y me alegro que saliera todo bien y tengas dos buenos amigos en casa...besitossss

    ResponderEliminar
  28. Hola cielo que alegria que la perrita este bien pobrecitas no se como sus dueños pueden abandonarlos despues de tenerlos en sus casas
    que lindo gesto hiciste salvarla
    eres un sol
    un beso desde mi Luna

    ResponderEliminar
  29. Un gusto siempre leerte tus escritos...

    te dejo mis saludos fraternos con mucho cariño
    un abrazo inmenso

    besos

    ResponderEliminar
  30. que tal!! despues de un tiempo he regresado...
    un abrazo..

    ResponderEliminar
  31. Una historia preciosa, Mari. No se deberían abandonar a los animales. Si pudiera adoptaba un perro, pero mi alergia no me lo permite. En casa tuvimos un hámster que se murió el año pasado. Vivió casi 4 años, y me alegro de que haya vivdo con nosotros.
    Saludos desde La ventana de los sueños.

    ResponderEliminar
  32. Por desgracia hay personas que abandonan a los animales, pero por suerte hay otras como tú.
    (No le digas que te he enviado yo, pero te recomiendo asomarte aquí: http://pilicamber.blogspot.com/
    y ver al perrito que le da vida a mi amiga Pili en su enfermedad)

    Besos!

    ResponderEliminar
  33. En mi tierra, Extremadura, se suele decir bastante un refrán: "Quien maltrata a un animal no tiene buen natural".

    Es una verdad, también en sentido contrario.

    Gracias por la perrita, seguro que te devuelve con creces todo el cariño que le des.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  34. BELLO GESTO, HUMANIZACION TOTAL!!!!! ME ENCANTA ESTAS HISTORIAS Y LOS PERRROS SON MI PASION. VIVO EN DEPTO, POR LO CUAL NO PUEDO TENER UNO, PRO LOS EXTRAÑOOOOOOOOOOOOOOO. sON TAN HUMANOS Y COMUNICATIVOS. bESO GRANDOTE

    ResponderEliminar
  35. A la gente inhumana que abandona animales los colgaria de dónde más duele, francamente.

    Yo tengo un gato así, cuando lo encontré creí que se iría...pero se puso fuerte en poco tiempo y decidió quedarse a mi lado. Tenía que formar parte de mi familia... :o)

    Me has emocionado, Mari, guapetona.

    un besito

    ResponderEliminar
  36. Me pongo a la cola de todos los comentarios.

    No sólo porque tengo perro, esta historia me ha resultado conmovedora. A lo mejor sí, no lo sé, pero joder casi se me saltan las lagrimas niñaaaaaa.

    Cuánto me alegro por eso hogar que habeis creado.

    Un besito muy fuerteeeeeeeee.

    ResponderEliminar
  37. que hermosa historiaa , mmm que belleza gracias por compartirla y por visitarme, te dejo un besito y te deseo un bello dia, Laury

    ResponderEliminar
  38. Un saludito en la distancia me gusto mucho lo que escribistes. Son un encanto los animales.

    ResponderEliminar
  39. Un precioso relato. Hay que ser respetuoso con todos los seres.
    Y cuando vuelvas volveremos a estar para seguir leyéndote.
    Saludos desde La ventana de los sueños.

    ResponderEliminar

Deseos y amores, poseen futuros inciertos uno nunca sabe cuando se cumplen sino hasta tenerlos.
Gracias por dejar tu huella en mi humilde morada.