No es la discapacidad lo que hace difícil la vida, sino los pensamientos y acciones de los demás.




viernes, 18 de enero de 2008

Terapia musical

El principal valor terapéutico de la musicoterapia reside en su influencia sobre las distintas emociones. También ejerce efectos sobre el metabolismo, la presión el pulso y el volumen sanguíneo, la energía muscular, la respiración y las secreciones internas.



La terapia musical puede utilizarse para despertar la atención y prolongar la duración de la misma, así como para estimular las facultades de asociación y la potencia imaginativa.


También es excelente para producir escapes socialmente aceptables, asimismo, influye en la persona estimulando la confianza en sí misma

La música añade ayuda a superar depresiones psíquicas, aliviar el insomnio y la tensión nerviosa y sobre todo, desvía la atención del paciente a disminuir su angustia.



La música nos permite despertar el sentido de unidad, de integración social, ayudándonos a comprender y aceptar las ideas ajenas.


Pero la música es mucho más que una terapia, la música consigue lo que difícilmente se consigue por medio directo de la ciencia o las religiones, la música eleva el nivel emocional de la mente humana, proyectándola al infinito


Este tipo de terapia también tiene sus limitaciones, y no hay reglas establecidas, es decir, una pieza musical que puede ser de beneficio para una persona, puede ser perjudicial para otra.


La terapia musical no tiene efectos secundarios si se aplica profesionalmente dentro de la medicina.


La música es el sentido especial que le da a nuestro diario vivir, el escuchar cualquier melodía o ritmo que sea de nuestro agrado eleva el estado de anímo de cualquier ser humano.


El hombre y sus cotidianidades necesita de la música para poder sobrellevar el ritmo de vida agitado que nos rodea.


fuente ciudadfutura

Leido en LaDosis.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deseos y amores, poseen futuros inciertos uno nunca sabe cuando se cumplen sino hasta tenerlos.
Gracias por dejar tu huella en mi humilde morada.