No es la discapacidad lo que hace difícil la vida, sino los pensamientos y acciones de los demás.




viernes, 19 de septiembre de 2008

Caritas duplica las peticiones de ayuda a causa de la crisis

La mayor parte de los nuevos demandantes son desempleados de la construcción

CAMPO/ MORENO. Zaragoza
Cáritas Diocesana ha dado la voz de alarma. Desde mayo, el número de personas que han acudido en busca de apoyo a sus centros de acogida en los barrios de Zaragoza han llegado a duplicarse. En este tiempo la organización ha incrementado sus ayudas económicas en más de un 25% con referencia al mismo periodo del año pasado. Además, el usuario presenta un nuevo perfil, y son mayoritariamente trabajadores de la construcción que se han quedado en paro, en muchos casos inmigrantes y familias con niños.

A las demandas habituales de alimentación y alquiler, se han sumado los impagos de hipotecas (de 800 a 1.000 euros) y de créditos rápidos. Estos son algunos de los datos que dio a conocer ayer el nuevo director de Cáritas Diocesana de Zaragoza, Carlos Sauras, que sustituye en el cargo a Antonio Gasós, quien lo ha ocupado en los últimos cuatro años.

La situación es extensible al resto de la comunidad aragonesa. El propio Gobierno aragonés ya reconoció en marzo que, en números absolutos, la desaceleración económica en la construcción se cobraría en la comunidad alrededor de 14.000 empleos. UGT comenzó el año 2008 calculando que la construcción perdería 15.000 trabajadores en dos años, sin embargo, esta cifra ha engordado a medida que el año ha avanzado y ya estiman que rondará los 18.000 o 19.000.

En Huesca, como apunta el secretario general de Cáritas, Jaime Esparragoch, las atenciones por problemas de vivienda han aumentado casi un 50%, afectando hasta a hombres y mujeres que no llegan ni a pagar la única habitación en la que viven. Asimismo hace notar que también ha subido "significativamente" el colectivo de extranjeros sin empleo tanto por la caída del "ladrillo" como por el cierre de la fábrica Mildred. Mientras, en Teruel crecen los desempleados de la construcción y el servicio doméstico, lo dos sectores más vulnerables, que demandan orientación profesional, además de socorro económico.

Carlos Sauras y su antecesor al frente de Cáritas Diocesana de Zaragoza hicieron un llamamiento alto y claro a las administraciones públicas "para que no reduzcan el gasto social", si no todo lo contrario, lo aumenten "porque la situación empieza a ser muy grave".

Ambos se refirieron a que la Ley de la Dependencia se queda corta al no contemplar entre sus beneficiarios a los "dependientes sociales, los que sufren la exclusión y la pobreza extrema", aseguró Carlos Saura.

El nuevo director de Cáritas llamó la atención sobre el hecho de que ahora acuden en busca de ayuda "familias normalizadas", sustentadas incluso por trabajadores que ostentaban puestos muy bien remunerados, como pueden ser los encofradores, y que tras llevar ya algún tiempo en el paro están a punto de extinguir o ya han agotado el "colchón" que soportaba su situación de vulnerabilidad. Otras no tenían esa cobertura ni apoyos.

Aunque no quiso mostrarse catastrofista, Sauras reconoció su preocupación por la Post - Expo. "Se notará que el empleo generado ha sido estacional - valoró -, y un bajón algo más fuerte. Las tendencias son lo suficientemente importantes para que lo que venga no extrañe a nadie".

leido en:
google news
Fuente:
www.heraldo.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deseos y amores, poseen futuros inciertos uno nunca sabe cuando se cumplen sino hasta tenerlos.
Gracias por dejar tu huella en mi humilde morada.