No es la discapacidad lo que hace difícil la vida, sino los pensamientos y acciones de los demás.




jueves, 25 de septiembre de 2008

¿PORQUE?

Un escrito de mi amiga Olga.
Con cariño
Mari

Hace tiempo que solo soy una persona que contemplo como el mundo se mueve alrededor mío sin participar en el.
Desde que me ha dejado todo cambio para mi, sin darme cuenta me fui alejando de todo y de todos, solo deseaba estar sola, mi vida estaba destrozada por un destino cruel, que me había alejado de la persona que tanto quería, que me importaba el resto del mundo si él ya no estaba conmigo, que me importa si es de día o de noche, si para mi es solo noche, oscuridad, tinieblas. Así poco a poco todas mis amistades fueron desapareciendo de mi vida y la familia se quedo al margen, ya que jamás aceptaba ninguna reunión alegando siempre que tenia que hacer alguna cosa hasta que al final dejaron de llamarme, para que? Sabían que no aceptaría.
Añoro a mi marido aquel que el cura dijo para el resto de tu vida, que triste que aquel accidente lo apartara de mi, desde que lo conocí, mi instinto me dijo que ese era el chico que iba destinado para estar junto a mi, lo supe desde que íbamos a estudiar, y así fue, que castigo tan cruel estoy teniendo, ¿porque? Es lo que siempre me pregunto, ¿porque? Te arrebataron de mi lado, tan maravilloso que eras, que mal hicimos para merecer este castigo.
Siempre estas preguntas que nunca nadie me pude contestar. Siento mucho rencor en mi corazón, también mucha rabia porque el no lucho por seguir viviendo, se dejo vencer, dejándome sola, triste y con una gran melancolía….me pregunto ¿porque? ¡Porque dejo de luchar! se dejo vencer, tenia que haberlo echo por mí, no dejarme, no abandonarme, ¡que egoísta que me dejo! En este mundo que tampoco es el mío, porque sin el no puedo vivir, no hay vida si no estoy a su lado…. ¿porque?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deseos y amores, poseen futuros inciertos uno nunca sabe cuando se cumplen sino hasta tenerlos.
Gracias por dejar tu huella en mi humilde morada.