No es la discapacidad lo que hace difícil la vida, sino los pensamientos y acciones de los demás.




domingo, 1 de julio de 2007

Beneficios del sexo beneficia la salud

El sexo como demostración de amor beneficia a la salud Una placentera terapia para dos.
La sexualidad ayuda a estrechar lazos y a sentirse a gusto consigo misma. Incita a la alegría e incluso es un tratamiento de belleza para la piel.
Texto: Verónica ZapanaFotos: MCT
Muchas personas btienen bastantes prejuicios cuando hablan de sexualidad, incluso en una edad adulta, pues ven el sexo como algo malo, pecaminoso, así como les hicieron creer cuando eran pequeños. Sin embargo, al abordar el tema uno no solamente se informa, sino también comprende que la sexualidad, basada en el amor y el respeto, es algo natural que atrae bienestar personal, porque mejora la relación, la personalidad, y hasta la piel y el cabello.
Según la sexóloga clínica Mariel Loayza, cada vez que la gente habla de sexualidad, “lo primero que le llega a la mente es pensar en los genitales, pero no solamente es eso, pues el sexo va mucho más allá, es también comunicación en su más alto nivel, el cual se lo puede expresar con una mirada, con un movimiento, un caminar e incluso con la forma de vestirse”.
Empero, muchos no están enterados de eso y por ello se dedican al trabajo o a su rutina diaria dejando de lado la sexualidad que también es importante, especialmente dentro de una relación estable de pareja.
Para explicarse mejor, la especialista destaca un texto de la Organización Mundial de la Salud, que afirma que el sexo es salud. “Es ese bienestar físico, mental y biológico que tiene la persona, pero cuando se lo hace con amor y sin prejuicios”.
Para lograr ese bienestar, la pareja no debe tener temores, pues eso hará que el momento íntimo sea maravilloso, porque de lo contrario, en caso de que la pareja tenga problemas o haya caído en la rutina, el momento de la intimidad no será agradable.
Quizás, por esa causa, muchas mujeres han llegado a utilizar la tan gastada excusa de “tengo dolor de cabeza, hoy no”, aunque en otras pueda realmente existir ese malestar, será preferible conversarlo.
“En el caso de que ella, o su pareja, no quiera tener relaciones, pueden negociar, dándole a la otra persona la opción de poder hacer el amor en otro momento. Sin embargo, la atracción y el deseo simplemente fluyen.
Por otra parte, el dolor de cabeza es una mala excusa, pues estudios han comprobado que las relaciones sexuales alivian esa molestia. “Aunque entregarse al acto o no, sólo depende del momento y de la pareja”.
Hacer el amor debe ser un acto lindo, una expresión de cariño, sin miedos ni prejuicios, eso logrará que la pareja disfrute plenamente, olvidándose de sus preocupaciones y malestares, indica la sexóloga, además, de ser así, la sexualidad también traerá otros beneficios.
Tal como la terapeuta familiar Patricia Miranda señala: “Las personas están estresadas por el modo de vida que llevan y la sexualidad ayuda a alivianarlo, logrando que la pareja sea positiva, alegre y propositiva”.
Asimismo, la sicóloga Elizabeth Ordóñez indica que también ayuda a la depresión, pues el hacer el amor hace que el nivel de las endomorfinas (hormonas de bienestar) suban a un punto alto, logrando placer.
“Cuando uno entra en depresión y tiene sexo, se siente retroalimentado y sube su autovaloración. Pero no se puede hablar de que el sexo en sí provoca esa sensación, sino es el orgasmo satisfactorio. Lo que quiere decir que debe ser con una persona a quien se ama completamente, porque tiene mucho componente sicológico”.
Además y como beneficio adicional, el acto sexual, explica el dermatólogo Johnny de La Riva, mejora la piel, porque “existe gran liberación de hormonas que estimulan a la formación de colágeno”. También mejora el sistema inmune, pues el sexo es la gran válvula por la que fluyen sustancias capaces de fortalecerlo. El especialista explica que durante el acto existen ciertas sustancias como las capicolaminas que se liberan, las que hacen que aumente la microcirculación a nivel de los capilares periféricos produciendo un mejor cabello, más sano y brillante.
Con la práctica erótica existen también músculos favorecidos en el cuerpo del ser humano, “son los pubococcígeos (los vaginales). El fortalecimiento de ellos no sólo propicia una mejor respuesta a los orgasmos, sino también fortalecen el piso pélvico, lo que evita que con el tiempo la vejiga y el útero desciendan”, indica el doctor David Barrios, quien forma parte de la Sociedad Mexicana de Sexología Humanista Integral.
Por tanto, para lograr tales beneficios uno debe hacer el amor estando relajado, con una persona a quien se ame y que la misma le corresponda.
El momento de la conquista o la seducción
La sexóloga Mariel Loayza indica algunas reglas prácticas para que sean instrumento de seducción.
l No ser muy evidente. Siempre hay que crear expectativa en la otra persona. Así, el deseo se mantendrá encendido. Debe mostrarse poco posible, más no seguro.
l No estar siempre disponible. La disponibilidad crea una sensación de incondicionalidad, lo que puede llevar a la otra persona a dejar de esforzarse por seducir.

l Utilizar una mirada intermitente. No tiene que ser tímida ni acosadora, hay que combinarla con una media sonrisa, levantando las cejas. Usar sensualmente la voz, ritmo lento, bajo, suave, con pausas e inflexiones.
l Mostrar que se es deseable y deseado. Sin caer en algo demasiado evidente, hay que dar a entender, de manera sutil, que hay personas interesadas en uno y que por eso el otro se debe preocupar por seducirlo y conocerlo.
l Los detalles. La vida está hecha de detalles que son la sal y la pimienta del día a día. Por eso, a varones y mujeres les encanta que les deseen y que les hagan saber que son la mejor pareja.
l Utilice la sorpresa. Sorprender es seducir porque se rompe con la monotonía y se instala la química, lo que produce lo inesperado.
l Aproveche sus mejores atributos. Cada quien sabe lo mejor que tiene con respecto a su imagen física y a su personalidad, entonces hay que mostrarlas de una forma agradable, atractiva.
l Mimos y caricias a flor de piel. La pareja tiene que notar el amor existente. Después de hacer el amor viene más amor. Luego del sexo, muestras de ternura, un abandono en los brazos del otro tras la excitación del momento.
Complemento
Cosas que hay que evitar para una vida sexual plenaAquí va una lista de conductas mata pasiones que se deben obviar para tener una sana sexualidad. Las sugerencias vienen de la sexóloga Mariel Loayza.
l Exigir.- El sexo es placer, diversión, compartir y comunicarse. No es cantidad, sino calidad. Por eso, la exigencia lleva a perder la capacidad para el placer y el rendimiento sexual de la pareja.
l Genitales.- Las personas se acostumbran a focalizar las conductas sexuales en torno a las zonas erógenas “típicas”, (genitales y pechos), olvidándose de que existen dos metros cuadrados de piel y los cinco sentidos a lo que se debe sumar la creatividad.
l Apuro.- La ansiedad es el enemigo número uno del placer. Esta manera de acto sexual impide apreciar las características que tiene la sexualidad. El encuentro previo, prolongado y amoroso es importante para una relación sexual, porque incrementa el vínculo emocional.
l Buscar puntos mágicos.- Llamado también punto “G” es una invitación a la exploración mecánica. Esa mirada convencional del sexo sólo lleva a buscar fórmulas que no existen y limitan las posibilidades de placer.
l Generalizar.- Todas las personas son diferentes y cada una tiene un mapa, eso es lo que se tiene que descubrir en el compañero sexual. “No es mejor amante quien rinde más”, sino aquel que se pone en el lugar del otro. Se debe investigar y aprender sobre la forma de gozo del otro.
l Dejar de lado la comunicación.- Muchas relaciones fallan por falta de comunicación. Para saber sobre las necesidades del otro, hay que mantener una comunicación verbal fluida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deseos y amores, poseen futuros inciertos uno nunca sabe cuando se cumplen sino hasta tenerlos.
Gracias por dejar tu huella en mi humilde morada.